Marcos Milinkovic volvió a ser papá tras la mayor tragedia de su vida

El exjugador y emblema de la Selección argentina de vóley publicó un mensaje en el que celebró la llegada de Santino. Hace cuatro años sufrió la pérdida de su hijo Luka.

El exjugador de la Selección argentina de vóley Marcos Milinkovic (49) presento este viernes a su hijo Santino, nacido anoche en Marbella, España, producto de la relación con Mercedes, su pareja desde hace dos años y la mujer en la que encontró la fortaleza para volver a creer en la vida tras la muerte en 2017 de su Luka, su hijo mayor.

“Y anoche nació Santino, el fruto del amor que tengo hacia una mujer que me devolvió las ganas de reír, de disfrutar, de estar felices con mis hijos y con ella, de volver a disfrutar de esto. Te amo Mer”, escribió uno de los atletas más queridos del deporte argentino.

El 29 de julio de 2017, Marcos Milinkovic sufrió el peor momento de su vida. Ese día falleció ahogado Luka, su hijo mayor producto de la relación con Jelena, su primera esposa, en la isla croata de Brac, durante unas vacaciones con su madre y su hermana.

Luka Milinkovic tenía 13 años y había alquilado un kayak que se dio vuelta. Fue un golpe letal para el exdeportista y su familia. “No se sabe bien lo que pasó. En el kayak no fue seguro. No es que se cayó y se ahogó. Él estaba con los amigos y entre los tres alquilaron el kayak. Se iba a ir a jugar al básquet pero se acordó a mitad de camino que se había olvidado las zapatillas”.

“Se metió al agua solo… Pasó un señor, un esloveno que había alquilado un botecito, y vio en el fondo algo diferente. Llamó al guardavidas, vino y…”, relató en 2018 en una entrevista con Radio Metro.

Luego diría: “No encuentro todavía la explicación ni el verdadero motivo de la vida. ¿Cuál es el verdadero motivo después de esto? Uno tiene lo más lindo que le puede pasar que es un hijo. Lo vas criando, va creciendo, disfrutando día a día. De golpe, ¡pum! Se te apagó la luz. ¿Y ahora? Tenés dos hijos más, pero ¿cuál es el verdadero sentido de todo esto?”.

Padre de otros dos hijos, Milinkovic aceptó que en ese momento se enojó “con todos” y que hasta entonces continuaba “enojado con mucha gente”, mientras que agregó que encontró un refugio espiritual en la fe: “Hoy voy muchísimo a la iglesia. Hablo mucho con el padre, leo muchas cosas también. Te van cambiando. Mostrando un poco el rumbo de por qué pasan ciertas cosas, aunque uno no las acepte o no le gusten”.