No le creen la coartada y sigue presa: masacró de 33 golpes a su novio

Dijo que se defendió de un abuso sexual, pero la justicia no le creyó su argumento y por eso continúa detenida.

El panorama para Paula Giselle León (27) no es el mejor. La Justicia confirmó que siga detenida la acusada de cometer un crimen en la ciudad de Mendoza donde la víctima, Diego Nicolás Alonso (44), sufrió 33 golpes. El fiscal Carlos Torres descartó que la mujer se haya querido defender.

Es que una vez que fue detenida, Paula León declaró en la causa y aseguró que ella convivía con Diego Alonso -no está establecido si era su pareja o le alquilaba un cuarto- y esa madrugada el hombre intentó abusarla sexualmente. La joven detalló que el sujeto la estaba tocando, por lo que ella comenzó a golpearlo y se fue del lugar.

Con esta coartada, el abogado defensor de la mujer solicitó que el caso sea contemplado como emoción violenta, estado que prevé una condena leve, de 1 a 3 años de prisión. Pero para el fiscal no hay ninguna prueba en ese sentido. Por el contrario: la víctima fatal tenía 33 golpes, murió desangrado y cuando la acusada fue interceptada por personal policial antes del hallazgo del cadáver dijo que se había peleado pero jamás refirió el presunto abuso sexual.

El juez Juan Manuel Pina dictó la prisión preventiva. Paula León había lavado las prendas de ropa que usaba al momento de la agresión y además tenía unas valijas preparadas, por lo que existe riesgo de que si sale de la cárcel pueda entorpecer la investigación o incluso fugarse. El cadáver de Diego Alonso fue hallado el 8 de septiembre en su casa ubicada en calle Gobernador González.