Bayern, un supercampeón

Los alemanes se impusieron en tiempo suplementario al Sevilla y se quedaron con la Supercopa de Europa.

Los de Munich siguen demostrando que son los mejores del planeta. Ocampos fue de lo mejor del equipo español, que jugó un partido de igual a igual.

Una finalísima digna de dos ganadores de finales. No hubo diferencias entre el gran campeón de la Champions y el de la Europa League. Por más que sean competencias de distinta categoría, el Sevilla le hizo fuerza al Bayern Munich hasta pasados los 90 minutos. Hasta el último se los 120 que duró esta Supercopa de Europa, que se fue a tiempo suplementario con dos equipos que tuvieron sus chances para levantar un nuevo trofeo.

El mejor equipo del mundo no la tuvo fácil con el aceitado Sevilla de Lopetegui. Con menos recursos y ya sin dos jugadores clave, como Banega y Sergio Reguilón, los españoles se plantaron y tuvieron sus momentos ante la máquina alemana. De hecho, lo pudieron haber ganado en tiempo de regular de no ser porque Neuer, el enorme capitán del Bayern, le tapó un mano a mano fenomenal a Youssef En-Nesyri.